Cafes1808

Consejos para elaborar un gran café a partir de grano

¿Alguna vez te has preguntado cómo se elabora el café perfecto? A continuación, te contamos cómo lo puedes conseguir siguiendo unos sencillos pasos.

 

Lo primero de todo, será indispensable saber cómo se debe de trabajar el grano para conseguir un buen resultado.

Los pasos que deberás seguir son los siguientes:

  1. Tener el café lo más fresco y recién recogido de la planta
  2. Tostar el grano respetando el tiempo y la temperatura para conseguir su desarrollo y los mejores matices
  3. Conseguir el punto final de tueste óptimo para que el aroma y los aceites esenciales se maximicen
  4. Dejar reposar el grano para que se enfríe y homogenice todas sus capas internas tras haber sido tostado
  5. Moler el grano de café lo más próximo al momento que vaya ser consumido, así se minimizan las pérdidas de sus características.
  6. Ajustar el punto de molido acorde al tipo de cafetera en el que vaya a ser extraído
  7. ¡Y listo! Ya tienes todo preparado para ponerlo en la cafetera y disfrutar de tu café recién molido.

 

En cafés 1808 disponemos de un café fresco y recién elaborado, 100% natural y 100% arábica, siendo estos unos requisitos de vital importancia para hacer el café perfecto. Respetando artesanalmente cada uno de los puntos de fabricación para disfrutar del sabor del mejor café.

Se recomienda que el café se tome sin azúcar para así descubrir su intenso y verdadero sabor.

 

 

 

 

Otro punto para conseguir el deseado café perfecto es conocer las distintas posibilidades para moler el grano, que permiten aportar una serie de mejoras o desventajas.

Algunas posibilidades para moler los granos de café son las siguientes:

  • Lo ideal es un molinillo manual, el cual, te permita elegir el tamaño de molido. Moliendo lenta y únicamente la cantidad que necesites.

 

  • También puedes usar un molinillo eléctrico, que dependiendo del modelo también te permitirá elegir el tamaño del grano. Pero ojo con la velocidad, ya que mucha velocidad puede causar demasiada fricción y obtener sabores ásperos y/o a quemado.
  • En caso de no disponer de ninguno de los artilugios anteriores, podrías usar un mortero o una licuadora, siendo esta la forma más barata y simple, pero la menos fiable, ya que debes de moler el café a ojo, y será difícil de hacerlo homogéneo. Eso sí, ¡vas a echar un brazo impresionante!

Y por último y no menos importante, nos gustaría hacer hincapié en que para hacer el mejor café posible hay que tener muy en cuenta el tamaño del molido y que sea el más óptimo para el tipo de cafetera empleada.

 

El tamaño del molido grueso, lo más adecuado para utilizar una cafetera francesa o puchero, así el agua tenga el contacto adecuado con el grano.

El tamaño del molido medio, lo recomendado para utilizar una cafetera de goteo o de filtro, así como para cafetera italiana.

En caso del molido fino, se recomienda para el uso de una cafetera express doméstica,  no siendo idóneo para cafetera italiana, ya que puede crear excesiva sequedad y amargor.

El molido aún más fino se debe usar una cafetera expreso industrial de las que podemos encontrar en las cafeterías.

¿Ya te has animado a moler y preparar tú mismo el café? ¿Qué punto es el que más te ha gustado o llamado la atención? Coméntanoslo.

También nos puedes seguir y etiquetarnos en tus fotos para verte elaborando el café perfecto. ¡No lo dudes y síguenos!

Y por supuesto, ¿cómo vas a preparar el café perfecto sin el mejor café de especialidad? Visita nuestra web amigo cafetero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×